lunes, 29 de septiembre de 2014

Presentación del libro "La Primera Misión Antártica Uruguaya"


En el marco del XIV Encuentro de Historiadores Antárticos Latinoamericanos, fue presentado el libro del Cnel (R) Waldemar Fontes, titulado "La Primera Misión Antártica Uruguaya" donde se relatan los pormenores de cómo nuestro país, luego de haber adherido al Tratado Antártico, llegó a tomar la decisión de enviar una misión oficial a la Antártida, la que arribó en la Isla Rey Jorge (Shetland del Sur) el 28 de enero de 1984.

La presentación se realizó en la Sala Idea Vilariño del Complejo Torre de las Telecomunicaciones (ANTEL) en calle Guatemala 1075, esquina Paraguay, Montevideo, Uruguay, el viernes 3 de octubre 2014, con entrada libre.


 Dice la contrapata del libro 

El 28 de enero de 1984, aterrizaba el avión FAU 572, transportando a los expedicionarios que reconocerían el lugar donde establecer la primera base uruguaya en la Antártida. 
Esta misión significó el comienzo de la actividad oficial del Uruguay en el Continente Helado, enmarcadas en las obligaciones exigidas por el Tratado Antártico al que se había adherido en 1980. 
En procura de acceder al estatus de Miembro Consultivo de dicho Tratado, se decidió que era necesario conducir una expedición con medios propios y encarar la realización de actividades científicas importantes, así como el establecimiento de una base antártica uruguaya. 
Esta primera misión permitió obtener la experiencia necesaria para encarar los futuros planes y a fines de 1984, Uruguay inauguraba la Base Científica Antártica Artigas, accediendo al anhelado estatus de Miembro Consultivo, el 7 de octubre de 1985.

Se puede leer online o descargarlo desde ISSUU





Escenas del momento de la llegada de la Primera Misión Antártica, el 28 de enero de 1984, con el relato del Cnel (Nav) (R ), Profesor Bernabé Gadea.

fuente: www.antarkos.org.uy



jueves, 10 de julio de 2014

Dossier de la obra de títeres Tres pingüinos y un elefante marino

Dossier de la obra de títeres Tres pingüinos y un elefante marino


Se puede ver un video de la representación de la obra, realizada en en la Muestra Internacional de Teatro Perimetral 2013, donde una sala llena de chicos disfrutando fascinados, fueron testigos de la presentación de la obra "Tres pingüinos y un elefante marino", que se representó en el Club Policial de Solymar (Canelones) el 12 de setiembre de 2013.


 


Mujeres con alas y otras - Titeres
http://mujeresconalastitiriteras.blogspot.com
Titiriteras: Liliana González y Anna Lazo




Anni: (598) 2696 2702
Lili: (598) 2698 8429

Queremos, a través de nuestras herramientas "los títeres", transformar el mundo,alegrar los corazones de niño-as y adulto-as. También queremos divertirnos, compartir la risa, ayudar a soñar y reivindicar este viejo arte, que por alguna fea razón... está guardado en un viejo baúl













Para quienes quieran conseguir el libro, lo pueden pedir o encargar en cualquier librería de Uruguay,  lo distribuye GUSSI y es de Editorial RUMBO.

Lo puedes obtener en versión E-BOOK Kindle  
 ¿Cómo conseguir el libro Tres pingüinos y un elefante marino?






lunes, 7 de abril de 2014

un niño de Ruanda, en 1994

Hace hoy veinte años, comenzaba el atroz genocidio de Rwanda.

Como homenaje a ese pueblo tan sufrido, que vive en un lugar tan hermoso pero tan castigado... les dejo este cuento que escribí cuando regresé de allí... 

Muhabura Felicien.

MUHABURA Felicien era un niño que vivía en Rwanda, en un pueblito llamado Ruhengeri, al pie de los volcanes que separan Rwanda de Uganda y Zaire.
Rwanda, Uganda y Zaire son países del centro de África, habitados por gente de piel negra.

Rwanda en particular, es un país muy bonito, muy pequeño pero muy bonito, lleno de montañas redondas, una al lado de la otra; por estas montañas, le dicen a esta tierra el país de las mil colinas, y no creo que nadie las haya contado a todas, pues, sería algo muy aburrido, pero por la cantidad que son, yo creo que hay muchas más de mil.

MUHABURA Felicien, el niño de que hablábamos, tenía unos 8 años y vivía en una humilde casita al costado del mercado de Ruhengeri. Allí vivía junto a sus padres y a sus 8 hermanos. 

En Rwanda era normal que todas las familias tuvieran muchos hijos, y por eso había mucha, mucha gente, casi tanta gente como montañas.

MUHABURA Felicien iba a la escuela y después jugaba todo el día, pero también cuidaba a sus hermanos más pequeños mientras su madre trabajaba la tierra en la ladera de la montaña y su padre iba y venía del mercado.

MUHABURA Felicien vivía muy feliz allí, pero un día sin que él supiera por qué, empezó una guerra y la gente muy asustada comenzó a aprontar sus cosas y a irse del pueblito.


MUHABURA Felicien no entendía nada, su padre daba órdenes a los hijos. Quería que aprontaran todo lo que pudieran cargar y los apuraba para que lo hicieran rápido.

En menos de una hora tuvieron prontos los bultos, pusieron algunas ropas y algo de comida en unas bolsas de arpillera, cargaron unas ollas, dos gallinas colgadas de las patas y las cuatro cabras que tenían.

Se pusieron los bultos sobre la cabeza y empezaron a caminar. En la carretera se encontraron con otra gente que hacía el mismo viaje que ellos y con más gente que se fue agregando, después y entre todos formaron una larga columna.

La madre de MUHABURA Felicien llevaba colgado a la espalda a su hermanito de un año y medio y la hermana de 10 años, cargaba en su espalda al hermanito más pequeño de unos pocos meses.

Caminaron y caminaron. Durante 3 días marcharon, parando de noche al costado del camino. Durante toda la marcha, sintieron a lo lejos el ruido de las bombas. 

Toda la gente tenía miedo, pero tenían que seguir caminando hasta llegar a un lugar seguro.

Por fin llegaron a un lugar en donde un grupo de soldados los detuvo allí, pues en ese lugar no había guerra.

La gente muy cansada se acomodó en donde pudo, y al otro día los hombres comenzaron a cortar árboles con sus machetes para hacer chozas en donde albergar a sus familias y así formaron un campo de refugiados.

Aquí en este pueblito improvisado donde MUHABURA Felicien tenía que vivir ahora, no había alegría. 

Los niños no tenían escuela ni lugares para jugar. La gente estaba amontonada en esas chocitas y no había lugares en donde ir al baño ni de donde sacar agua. 

Todo estaba muy sucio y había mucho olor y muchas personas se enfermaron por ésto.

Pero un día, de repente, tal como había empezado, la guerra terminó.

MUHABURA Felicien percibió en los mayores un sentimiento de alegría y su madre le explicó que muy pronto podrían volver a su casa, y tal vez allí lo encontrarían a su padre que había tenido que irse a la guerra junto con los soldados.



En pocos días más empezaron a llegar al campo de refugiados unos soldados con boina azul, en camionetas y camiones pintados de blanco.

Qué alboroto que se armó ¡Ellos venían para llevar a la gente de vuelta a sus casa y todo el mundo los aguardaba contentos!.

Estos soldados de boina azul, eran de las Naciones Unidas y eran de todas partes del mundo, y de todas las razas.

El hermanito de MUHABURA Felicien quedó muy impresionado porque por primera vez vio algo muy extraño para él: una persona de piel blanca.

En gran parte de África llaman a la gente blanca «Msungos».

MUHABURA Felicien le trató de explicar a su hermanito que no tuviera miedo, que el Msungo era un hombre como cualquier otro, sólo que de otra raza.

El soldado al ver que el chiquito estaba asustado, lo saludó.

MUHABURA Felicien contestó enseguida, por él y por su hermano.

El soldado siguió caminando y MUHABURA Felicien lo acompañó, entonces el soldado le preguntó cómo se llamaba.

-MUHABURA Felicien...Contestó enseguida, y a la vez le preguntó al soldado cómo se llamaba él.

El soldado le respondió y le dijo que era de Uruguay.

MUHABURA Felicien siguió caminando a su lado y pensando.  Como una computadora su cabecita recordaba el mapa que la maestra le enseñara en la escuela...  Pensó y ¡se acordó! -Uruguay, Montevideo, le dijo al soldado.

El soldado se asombró, pues no era normal que en lugares tan lejanos, la gente conociera nuestro país, y más se asombró porque se trataba de un niño.

Entonces se detuvo, se agachó y lo miró bien: -¿Conoces la capital de Uruguay? le dijo.

-Sí. Contestó MUHABURA Felicien, -Uruguay está entre Argentina y Brasil en América del Sur, sobre el Océano Atlántico.

El soldado sonrió con pena, ese pobre niño en medio de la miseria de la guerra y la pobreza de su país, había tenido la voluntad de estudiar...

Muy emocionado, lo tomó entre sus brazos y le dio un beso en la frente. 

No sabía qué hacer para ayudarlo, lo único que tenía era un paquete de galletitas y se lo regaló...

Con preocupación le pidió por favor que apenas pudiera continuara estudiando y se hiciera un hombre de provecho.

El niño le aseguró que lo haría y se fue corriendo, muy feliz con el regalo, entonces el Soldado suspiró contento, pues supo que su trabajo, a pesar de ser difícil, no era en vano pues mientras hubiera niños como éste, habría esperanzas para ese país y para la humanidad.




Autor: Waldemar Fontes
Publicado originalmente en la Revista El Soldado Nº 145 de Diciembre de 1996
También está publicado en el libro "El pájaro de los hermosos colores" del mismo autor.


wafo

viernes, 21 de marzo de 2014

Sur Polar V - Arte en la Antártida


El 26 de marzo de 2014, se inauguró la muestra de arte, SUR POLAR V, en la ciudad de Buenos Aires, organizada por el Programa Antártico Argentino, en paralelo con la realización de la XXV Reunión de Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos.
Esta es la quinta edición de esta muestra y la misma estará abierta desde el 26 de marzo al 9 de mayo de 2014, en el Museo del Agua, ubicado en el Palacio de las Aguas Corrientes, en Ríobamba 750, Buenos Aires, Argentina.
La curaduría está a cargo de Andrea Juan con la asistencia curatorial de Alejandra González y Lina Suspichiatti y exponen sus obras, artistas de Argentina, Canadá, Ecuador, México y Uruguay.

Uruguay está representado por María Agustina Fernández, artista plástica que ha viajado a la Antártida a bordo del buque ROU 26 VANGUARDIA en la campaña 2011-2012, de donde obtuvo la inspiración para sus obras que ya fueron exhibidas en el Museo de las Migraciones en Montevideo en el verano 2012-2013.

María Agustina Fernández, (Uruguay)

También exhibe sus obras, Waldemar Fontes, expedicionario antártico, escritor y aficionado a la pintura, quien muestra al público una serie de acuarelas, titulada "Los pingüinos y el Tango" que fuera pintada para su exhibición en el Día del Patrimonio 2013, en Uruguay.

Waldemar Fontes


Se pueden ver imágenes del montaje de la muestra en

  

martes, 4 de marzo de 2014

Entrevista de Efecto Mariposa

El viernes 28 de febrero de 2014, en el Programa Efecto Mariposa, que se emite de lunes a viernes de 14 a 16 hs por Radio Uruguay AM 1050, Alberto Gallo entrevistó a Waldemar Fontes, titulando el programa "Tres pingüinos y un elefante marino".




Dice la web de Radio Uruguay:
Tres pingüinos y un elefante marino es un libro del escritor uruguayo Waldemar Fontes, editado en 2012, destinado a ser representado como teatro de títeres.
Fontes articula el relato sobre la base de la amistad que se establece entre tres pingüinos y un viejo elefante marino en la costa de una isla cercana a la península antártica.
Este viernes, Efecto Mariposa emitió una entrevista hecha con Fontes acerca de la obra y su trayectoria literaria.


Logo