viernes, 10 de marzo de 2017

Dante el vigilante y el tesoro del castillo estresante

Cuento: "Dante el vigilante y el tesoro del castillo estresante", por Waldemar Fontes
Obra ganadora del concurso literario “Para Nuestros Hijos”, organizado por la Biblioteca Nuestros Hijos en 2016.


Dante el vigilante y el tesoro del castillo estresante

Dante el vigilante, tenía una gran responsabilidad. Era el guardián de un castillo, en una misteriosa calle de Montevideo, que bajo las sombras de los eucaliptus, guarda secretos que nadie, o casi nadie conoce... 

Él siempre era voluntario para cubrir el turno de la noche cuando alguno de los otros guardias no podía venir. 

Últimamente, cada vez era más frecuente que los guardias de la noche faltaran. Se corrían rumores de que había un fantasma en el castillo y algunos decían haberlo visto y al otro día, muy asustados, ya no querían hacer el turno de la noche nunca más.

El castillo estaba rodeado de árboles muy altos y frondosos y mucho espacio vacío. De noche, la bruma impedía ver siquiera las luces de la calle y el silencio, solo era quebrado por el movimiento de las ramas o el vuelo de los murciélagos que salían a cazar y regresaban luego a sus cuevas.

El vigilante no se asustaba fácilmente y ya en la primera noche que tuvo que reemplazar a uno de los guardias asustados, se dio cuenta que unos niños del barrio vecino, habían preparado una escena para asustarlo, colocando unas telas blancas colgadas de una rama, sobre el sendero.

Tomó su linterna y sacó la tela suavemente, haciéndose el distraído mientras escuchaba las risas de los niños que escondidos, esperaban asustarlo, y repentinamente, se dio vuelta y alumbró con su potente linterna, gritando: -¡Los vi, ya sé quiénes son!, sorprendiendo a los chicos que asustados, corrieron a sus casas. 

El vigilante, volvía muy confiado a su puesto, cuando algo lo hizo detener. Los pelitos de la nuca se le erizaron y no se animaba a darse vuelta. Un ruido de ramas lo congeló y quedó alerta y entonces, algo pasó frente a él, dirigiéndose bajo el gran ciprés, el más antiguo del castillo.

Cuando se recuperó del asombro, alumbró con la linterna, pero ya no vio a nadie. Tampoco se veían huellas sobre el pasto mojado, ni sobre la tierra blanda del cantero. 

Como el vigilante no era de asustarse así nomás, regresó a su puesto, donde lo esperaba su amigo, Barillo el gato amarillo. Mientras se cebaba un mate, preguntó a Barillo: -¿viste a alguien pasar por acá? 

El gato ronroneó y se refregó contra su pierna, como diciendo, -claro que lo vi, los gatos vemos cosas que la gente común, no ve. Pero Dante no lo comprendió, arregló el mate y siguió con su tarea de vigilar.

A la mañana, cuando llegó el encargado del castillo, preguntó si había ocurrido algo extraño en la noche y Dante, sin inmutarse dijo que no y se ofreció voluntario para seguir cubriendo el turno de la noche. El encargado quedó encantado pues ya no sabía cómo solucionar ese problema, así que se despidió y se fue.

Mientras el guardia caminaba a su casa, Barillo se fue sutilmente, saltando los muros, hasta la casa de la calle Iturbe, donde vivía su amigo Andador, el perrito explorador.

-Este es un caso para nosotros, dijo Barillo. Debemos ayudar a Dante el vigilante, a descubrir un gran misterio que está estresando a todos los que trabajan en el castillo y le contó lo que había visto.

Esa noche, cuando Dante comenzó su turno, Barillo y Andador observaban todo con mucha atención.

La noche estaba muy tranquila y Dante hacía su ronda habitual, pero cuando dieron las doce de la noche, sopló una brisa y se oyeron pasos. El vigilante salió rápido para afuera y vio de nuevo a una persona caminando rumbo al ciprés. Corrió atrás de ella, pero igual que la noche anterior, cuando llegó, no había nadie, ni ruidos, ni huellas, nada.

Andador quería ladrar, pero Barillo no lo dejó. –Cállate y observa. Mira, allá va la persona. Pero Dante no la ve, solo nosotros la vemos.

El vigilante regresó a su puesto rezongando, ¿vieron a esa persona? Qué gente más atrevida. Pasan sin permiso por un lugar vigilado y no son capaces siquiera de saludar, ¿Se puede creer?

Barillo y Andador se miraron asintiendo. Hay que ver cada cosa, pensaron.

A la mañana, llegó el encargado y de nuevo preguntó si había ocurrido algo extraño y Dante, dijo que no.

Andador y Barillo esperaron que se fuera por la Avenida Lezica y lo llamaron a Orfeo el benteveo, un pájaro muy conocedor, que sabía algo que había escuchado de un águila muy vieja que muchos años atrás, había construido un nido en un lugar inaccesible, sobre los techos del castillo, en la cumbrera más alta, donde nadie podía llegar y desde donde ella, podía observar todo.

Muchos años atrás, el águila había visto a Homero el jardinero, excavando por todo el parque haciendo hoyos donde enterraba algo.

-¡Un tesoro! Dijo Barillo entusiasmado. 

Ese castillo tuvo una historia muy triste, siguió el benteveo. Parece que quien lo mandó construir nunca lo pudo disfrutar porque fue asesinado y por eso la familia tampoco quiso vivir allí. 

-Qué triste, dijo Andador.

-Homero quedó muy apenado por la muerte de su patrón y viendo que el castillo era tan lindo, no podía imaginar que fuera estresante para la gente que lo visitara.

-¿Por eso escondió un tesoro en el jardín? Preguntó el gato.

-Yo no sé qué escondió. Dijo terminante el benteveo. Solo el águila podría saberlo, pero ya no está con nosotros.

-Tenemos que contarle a Dante, dijo el gato. -Si encuentra el tesoro, se hará rico y podrá cumplir su sueño de ser detective privado y ya no tendrá que pasar frío en las noches, haciendo guardia en lugares estresantes como este castillo. ¿Pero cómo le explicamos? 

-Yo sé cómo, dijo Andador. Le pediremos ayuda a Sofía, que ella si comprende lo que los animales podemos decirle. 

Sofía era una niña de siete años, pero parecía de más. No por el tamaño, pues era muy pequeñita, sino por su inteligencia y por cómo se comportaba.

Apenas con dos ladridos, Andador le explicó la situación y la niña dijo, -Ah, ya entiendo. Déjenme buscar algo de información en Internet y después vemos. 

Mientras Sofía revisaba la red, Barillo y Andador miraban hacia el parque. Allí, debajo del ciprés, estaba la figura de Homero el jardinero, que les señalaba un lugar junto al árbol.

La niña, rápidamente consiguió información, contándoles a sus amigos que el castillo había sido construido por Juan Idiarte Borda, que era Presidente del Uruguay a fines del siglo XIX y que había sido asesinado por un enemigo… Pero escuchen esto: cuando la familia dejó el lugar, apenados por la tragedia, un jardinero muy amable había quedado a cargo de cuidar el castillo, dejando pequeños mensajes escondidos para aquellos que en el futuro supieran encontrarlos.

-¡Viste! ¡Hay un tesoro! ¿Serán joyas? Pero no es para ti Sofía, es para mi amigo Dante, dijo el gato.

Sofía se rio y dijo: -yo no necesito ese tipo de tesoros. Pero vamos a sugerirle al vigilante que busque. Así que pidió permiso a sus padres para ir al parque del castillo y se quedó por allí, esperando la llegada de Dante. Barillo y Andador, observaban.

Cuando el vigilante llegó, saludó muy amable a la niña y ella le preguntó si sabía la historia del ciprés que allí crecía.

El guardia curioso le dijo que no y le pidió que le contara, entonces ella le relató todo lo que había averiguado en la red, más algo que le contaron sus padres en la noche. 

Le dijo a Dante, que tiempo atrás, algunas personas habían encontrado valiosos objetos por allí, siguiendo las indicaciones de una figura que se les aparecía y les indicaba lugares. 

-Como me ocurrió a mí, pensó Dante. -¿Será una coincidencia? ¿Por qué esta niña viene aquí y me cuenta estas cosas? 

Mientras miraba hacia el ciprés, la niña se fue saltando rumbo al portón donde la esperaban sus padres y cuando Dante le quiso preguntar más, ella ya no estaba.

Comenzó la guardia como todas las noches. Estaba tomando un mate mientras acariciaba el lomo de Barillo, cuando sintió que el gato se erizaba y vio una figura que avanzaba directo hacia él.

Se levantó de golpe y cuando miró de nuevo, ya no estaba. Salió afuera y lo vio ahora bajo el ciprés, señalando debajo de un banco de piedra.

Andador, que estaba echado afuera, se levantó y sin ladrar se fue junto a la figura del jardinero y olfateó donde aquel señalaba, explorando el lugar.

Dante, sin miedo, se acercó también y vio que el fantasma tenía una amable sonrisa y le señalaba algo que brillaba en el piso.

El vigilante se agachó y encontró una medallita. Tenía una figura del Ángel de la Guarda. Dante dio vuelta la medalla y leyó que decía: para Homero el jardinero.


-Me la había regalado el presidente, antes de irse. Dijo Homero. 
-La había perdido y nunca más la pude hallar. Cada noche seguí viniendo aquí, esperando que alguien con un corazón generoso y valiente, me ayudara a encontrarla y viniste tú. Ahora es tuya. Cuida este jardín como yo lo hice hasta ahora y ayuda a la gente a buscar la felicidad en las cosas sencillas. Lograr eso es un tesoro, le dijo y desapareció.

---oOo---

Waldemar Fontes, 2016
Ver la nota sobre el concurso "Nuestros hijos"
Organizadores, jurado y algunos de los premiados visitaron Había una vez y dieron lectura a sus textos. Según Stella Pérez del Castillo, integrante de la Comisión Directiva: “la iniciativa buscó que desde nosotros los adultos, los chicos le tomen el gusto a la lectura”.
Se puede descargar la entrevista, desde acá




sábado, 27 de agosto de 2016

Premio en Concurso de Biblioteca Nuestros Hijos

Los premiados en el concurso de Biblioteca Nuestros Hijos
En el té solidario a beneficio de las obras sociales de la biblioteca, se premió a los ganadores del concurso literario “Para Nuestros Hijos”,  el cual consistía en crear cuentos para niños. 

El jurado estuvo compuesto por las escritoras Claudia Amengual, Gladys Parodi y la experta en literatura infantil Dinorah López; quienes deliberaron que el tercer lugar, lo obtuviera Ilda Villar con el cuento Aventuras de Tommy, el segundo puesto fue para el cuento Lunes de María Magdalena Vidiella y el primer lugar fue para Waldemar Fontes con su cuento Dante el vigilante y el tesoro del castillo estresante.

Organizadores, jurado y algunos de los premiados visitaron Había una vez y dieron lectura a sus textos. Según Stella Pérez del Castillo, integrante de la Comisión Directiva: “la iniciativa buscó que desde nosotros los adultos, los chicos le tomen el gusto a la lectura”.
Se puede descargar la entrevista, desde acá






www.bibliotecanuestroshijos.com.uy


wafo mail: wfontes@montevideo.com.uy

viernes, 29 de mayo de 2015

Día Mundial del Medio Ambiente 2015

Para este Día Mundial del Medio Ambiente 2015, con Marosa la foca curiosa, participamos junto a Las Piedras Recicla, de una campaña de concientización sobre el cuidado del medio ambiente.

En 2015, celebramos también el Año Internacional de los Suelos.Queremos compartir el lema del año de los suelos que dice "Suelos sanos para una vida sana" y transformarlo en un deseo, para este día del Medio Ambiente 2015.

Aspiramos a que mediante la protección de los suelos, se evite la contaminación de los alimentos y de esa manera, se tome conciencia de que debemos moderar nuestro consumo, pues somos siete mil millones de personas y compartimos un mismo planeta. Si no lo cuidamos entre todos, sufriremos las consecuencias de nuestra desidia.


lunes, 18 de mayo de 2015

Profesores 2.0

La creciente influencia de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) nos permiten aprovechar al máximo la posiblidad de aprender y de enseñar, empleando los Recursos Educativos Abiertos (REA) que se imponen cada día más.

¿Podemos aprovechar esta posibilidad?
 Creo que si, podemos incentivar a los alumnos a que complementen lo que aprenden en clase con información que obtengan en la web, guiándolos a través de nuestro blog, donde podemos dejar disponible el material de estudio de cada clase que impartimos.

El Docente 2.0, no solo da clases magistrales, sino que debe guiar a los alumnos a dónde obtener la información más fidedigna sobre el tema tratado y a la vez aclarar sus dudas.  Sería algo así, como enseñar a aprender, pero acompañando a los estudiantes.


Mira cómo lo hacen estos Profesores 2.0
 
  

Aquí puedes ver un ejemplo de un post que complementa una conferencia que estamos dictando en la Semana de la Ciencia y la Tecnología  (Uruguay - 2015)


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por comentarios o aportes: 
@WaldemarFontes


Reconocimiento – NoComercial – CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.

domingo, 17 de mayo de 2015

El Color del Hielo - Conferencia

¿Cuál es el color del hielo?

Para intentar responder a esta pregunta, acudimos a una historia que escribí en 2008, titulada "El Color del Hielo" de donde extraigo estos párrafos:

     Beatriz, preguntó a unos y otros, en su concepto ¿cuál era el color del hielo? y comprobó que en realidad nadie lo podía definir.
     Los más distraídos, que vivían solo pensando en su trabajo, la miraban extrañados y le decían burlándose, -el hielo es blanco, ¿de que otro color va a ser?
    -Acá todo es blanco. Llegó a decirle uno que seguramente nunca se había detenido a mirar un atardecer.


Si quieren, pueden leer la historia completa aquí.

Pero veamos que dicen los cientificos al respecto, comenzando por investigar de dónde proviene el hielo.

Sabemos que el hielo es agua congelada, entonces, debemos averiguar, ¿cuál es el color del agua?

Según nos explica Planetseed.com, primero necesitamos entender por qué la nieve se ve blanca.
Al congelarse y formar nieve, el agua se cristaliza.

formación de un copo de nieve

Cuando miramos de cerca un copo de nieve, revela sus muchas facetas, que son casi como las de un diamante tallado. Estas facetas o superficies reflejan la luz. 

A medida que la nieve se acumula, los copos de nieve atrapan una gran cantidad de aire. Si llenamos un vaso hasta el borde con nieve y dejamos que se derrita, vemos que la mayor parte de lo que creíamos que era agua congelada... ¡en realidad era aire! Como la nieve contiene mucho aire atrapado, la luz que incide en ella puede reflejarse en sus muchas superficies internas.  Percibimos esta luz como de color blanco.
Nieve sobre el Glaciar Collins. Isla Rey Jorge, Antártida


La nieve se ve blanca y, si llenamos de agua un vaso transparente, se ve incolora. ¿Entonces, cómo puede ser que cuando miramos el océano, el agua se vea azul?

La respuesta está en las longitudes de onda de la luz.
La luz visible es en realidad una combinación de muchas longitudes de onda de luz distintas.
Cada una de estas longitudes de onda tiene asociada una cantidad distinta de energía.


Si la luz se refracta a través de un prisma, se pueden ver todos los colores del espectro como un arco iris. Los colores siempre aparecen en el mismo orden: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta.


¿Por qué los témpanos son azules?
www.planetseed.com/es/print/101416

Sabemos que los témpanos o icebergs, se componen de nieve y que la nieve se ve blanca. De hecho, la mayoría de la gente piensa en un témpano como un gran trozo de hielo blanco.

¿Entonces, por qué vemos témpanos azules?
El hielo de los glaciares ha estado bajo una enorme presión durante millones de años. La compresión elimina el aire y las superficies reflectantes del interior del hielo. Algunos glaciares son muy antiguos, mientras que otros son más jóvenes. Los icebergs que salen de los glaciares jóvenes no han estado sometidos a tanta compresión. Por lo tanto, todavía queda mucho aire y muchas superficies reflectantes en su interior. El témpano devuelve reflejada gran parte de la luz que incide en él como luz blanca.
Los témpanos de los glaciares más antiguos contienen poco aire o superficies reflectantes. Por eso, cuando la luz incide en el témpano, no rebota. En lugar de ello, la luz es absorbida.
Al igual que en el agua, las longitudes de onda de la luz más largas del espectro visible (rojas o verdes) son absorbidas, de modo que la luz que sale del hielo es color azul o azul verdoso. Esto es lo que vuelve “azul” un témpano.
Consiste simplemente en que captura la luz emitida por el sol y deja escapar nada más que las longitudes de onda de la luz de mayor energía.



Témpanos de hielo negro
http://ceibal.elpais.com.uy/sorprendente-iceberg-negro/
Dice EL PAIS de los Niños
Aunque la mayoría de los icebergs son de color blanco existen de otros colores. 

Otros colores posibles son el verde, el marrón, o el negro de esta fotografía.
Estos icebergs normalmente proceden del hielo basal del glaciar que logra alcanzar la superficie del agua. Las diferentes coloraciones son causadas por la densidad del hielo, la existencia de burbujas y la presencia de impurezas.
El hielo negro tiene una alta densidad y ausencia de burbujas de aire. El color oscuro se origina por la presencia de partículas de roca de este color de la base del glaciar

En este video podemos apreciar unas maravillosas vistas de témpanos de diversos colores:




El color que el ojo humano no percibe a simple vista

Tom Wagner, un profesor de ciencia y fotógrafo, muestra los colores ocultos del hielo. (Foto: Tom Wagner)
 Tom Wagner, un profesor de ciencia y fotógrafo aficionado, empleando filtros polarizados,  ha logrado fotografiar el color oculto del hielo, creando coloridas imágenes que nos deslumbran deslumbran a los visitantes de su cuenta de Facebook.
Estos colores, usualmente no visibles para el ojo humano, pueden ser captados mediante una técnica creada por Wagner utilizando filtros polarizadores sacados de los lentes que se utilizan para ver películas en 3D.  Esos lentes se colocan en frente y detrás de una capa de hielo donde se han formado cristales, causando que estos muestren un arcoíris de colores mediante un fenómeno llamado birrefrigencia o doble refracción.
Lo que descubrí era alucinante y más bello de lo que podía esperar”, escribió Wagner en Facebook. según lo escribe ElComercio.pe  .   
Se pueden ver más imágenes de Tom Wagner aquí.

-----------
¿Quieres ver algunos videos sobre luz y colores?
-----------

¿Qué es la Luz?

-----------

La percepción de los Colores

-----------

Música: Inside the Glacier, de Thomas Datt



-----------

Descenso a un moulin en el glaciar Mendenhall en Alaska



ver más imágenes de este lugar
-----------

Ahora que ya investigamos acerca del color del hielo, te invito a leer el libro.
El Color del Hielo

El Cuento “El Color del Hielo” que da nombre a este libro, obtuvo la Seguda Mención en el 6º Concurso de Cuento y Poesía, organizado por la Casa de la Cultura de la Intendencia Municipal de San José en 2008.

Pasajes de la Obra

... el glaciólogo, le dijo que incluso existía el hielo negro y Beatriz lo pudo comprobar cuando fue al glaciar y observó trozos de hielo que contenían piedras y tierra que venían siendo arrastradas quien sabe de donde y que quedaban si, de color negro.
Todas estas respuestas las iba anotando en un cuaderno y las analizaba.
Ya se estaba aburriendo de esas respuestas monocromáticas cuando un señor que hacía el monitoreo ambiental de la base, le dijo: -El color del hielo se aprecia según con los ojos con que se mire.
Esa respuesta le interesó. Entonces el señor explicó: -También influye nuestro estado de ánimo y lo que estamos pensando cuando miramos el hielo.
La invitó entonces a ponerse las antiparras que él usaba, que tenían un visor amarillo y observar el témpano que aún estaba en la bahía.
Beatriz comprobó que el matiz del azul se veía diferente mirando a través de ese vidrio que a través de sus lentes negros.
-Tiene razón, dijo Beatriz. -El color de las cosas es diferente según el color del cristal con qué se mire….
-Eso es un viejo dicho. Me alegra que lo hayas descubierto por ti misma.
Beatriz se rió. Estaba contenta porque seguía descubriendo matices de color .
El señor se puso de nuevo sus antiparras amarillas y se despidió diciendo: -No te detengas, sigue buscando y descubre el verdadero color del hielo.
Toda esa tarde pasó Beatriz observando los témpanos y revisando las notas de su cuaderno. En su cabeza, una paleta de colores giraba sin detenerse. En cada color que imaginaba, podía ver un trozo de hielo y sin embargo ninguno tenía el color que ella buscaba para sus cuadros.
...



Preparado para la 10ª Semana de la Ciencia y la Tecnología  - 18 al 24 de mayo de 2015
Centro de Estudios Antárticos, Marítimos y Polares de la Asociación Civil Antarkos

Síguenos en Twitter: @WaldemarFontes y @Lafocacuriosa

lunes, 29 de septiembre de 2014

Presentación del libro "La Primera Misión Antártica Uruguaya"


En el marco del XIV Encuentro de Historiadores Antárticos Latinoamericanos, fue presentado el libro del Cnel (R) Waldemar Fontes, titulado "La Primera Misión Antártica Uruguaya" donde se relatan los pormenores de cómo nuestro país, luego de haber adherido al Tratado Antártico, llegó a tomar la decisión de enviar una misión oficial a la Antártida, la que arribó en la Isla Rey Jorge (Shetland del Sur) el 28 de enero de 1984.

La presentación se realizó en la Sala Idea Vilariño del Complejo Torre de las Telecomunicaciones (ANTEL) en calle Guatemala 1075, esquina Paraguay, Montevideo, Uruguay, el viernes 3 de octubre 2014, con entrada libre.


 Dice la contrapata del libro 

El 28 de enero de 1984, aterrizaba el avión FAU 572, transportando a los expedicionarios que reconocerían el lugar donde establecer la primera base uruguaya en la Antártida. 
Esta misión significó el comienzo de la actividad oficial del Uruguay en el Continente Helado, enmarcadas en las obligaciones exigidas por el Tratado Antártico al que se había adherido en 1980. 
En procura de acceder al estatus de Miembro Consultivo de dicho Tratado, se decidió que era necesario conducir una expedición con medios propios y encarar la realización de actividades científicas importantes, así como el establecimiento de una base antártica uruguaya. 
Esta primera misión permitió obtener la experiencia necesaria para encarar los futuros planes y a fines de 1984, Uruguay inauguraba la Base Científica Antártica Artigas, accediendo al anhelado estatus de Miembro Consultivo, el 7 de octubre de 1985.

Se puede leer online o descargarlo desde ISSUU





Escenas del momento de la llegada de la Primera Misión Antártica, el 28 de enero de 1984, con el relato del Cnel (Nav) (R ), Profesor Bernabé Gadea.

fuente: www.antarkos.org.uy



jueves, 10 de julio de 2014

Dossier de la obra de títeres Tres pingüinos y un elefante marino

Dossier de la obra de títeres Tres pingüinos y un elefante marino


Se puede ver un video de la representación de la obra, realizada en en la Muestra Internacional de Teatro Perimetral 2013, donde una sala llena de chicos disfrutando fascinados, fueron testigos de la presentación de la obra "Tres pingüinos y un elefante marino", que se representó en el Club Policial de Solymar (Canelones) el 12 de setiembre de 2013.


 


Mujeres con alas y otras - Titeres
http://mujeresconalastitiriteras.blogspot.com
Titiriteras: Liliana González y Anna Lazo




Anni: (598) 2696 2702
Lili: (598) 2698 8429

Queremos, a través de nuestras herramientas "los títeres", transformar el mundo,alegrar los corazones de niño-as y adulto-as. También queremos divertirnos, compartir la risa, ayudar a soñar y reivindicar este viejo arte, que por alguna fea razón... está guardado en un viejo baúl









Para quienes quieran conseguir el libro, lo pueden pedir o encargar en cualquier librería de Uruguay,  l
o distribuye GUSSI y es de Editorial RUMBO.


Lo puedes obtener en versión E-BOOK Kindle  

También lo puedes encontrar en la Librería Yenny en Bvrd España esquina Rambla del Perú, (Montevideo) teléfonos (598) 2711 6337   mail: lh@yenny.com.uy

Coordinar envío por mail a wfontes@montevideo.com.uy  


 ¿Cómo conseguir el libro Tres pingüinos y un elefante marino?